VIENTO EN POPA… ¡A TODA VELA!

A partir de los 2 años aproximadamente se empieza a adquirir la función simbólica, que da lugar al juego simbólico y a las habilidades de jugar a “como si” que evolucionan de forma muy compleja a lo largo de toda infancia.

El centro de la función simbólica es la metáfora, el poder darle a un objeto el significado que queramos en ese momento. Es la capacidad de desvincularse de la realidad para imaginar y dar cualquier representación a cualquier cosa: “Todo puede ser todo, porque el significado radica en el gesto y no el objeto”, decía Vigotsky.

Éste, es el súper poder del material no estructurado. Dejar espacio para todo, de manera libre y creativa.

«Piezas sueltas. El juego infinito de crear«

Priscila Vela y Mercedes Herrán

Entre ola y ola navego,

y  barcos de papel despliego.

Alumnos/as de 1 año

¡VAYA LÍO!

Desde siempre estamos acostumbrados a ver las cosas y no nos detenemos a mirar. La observación de los pequeños detalles aporta grandeza a los objetos y nos permite ampliar nuestra capacidad de atención y concentración.

Al igual que las flores son bellas para atraer a los insectos y así realizar el proceso de la polinización, es muy importante incluir la belleza en los ambientes infantiles. El sentido de la vista se convierte en una suculenta invitación que nos lleva a la manipulación.

“Yo quiero tocar”

Hoy un hilo rojo nos mostraba el camino hacia una nueva experiencia sensorial. Para saber hasta dónde llegaba, sólo debíamos hacer una cosa: recorrerlo “muuuuuuuuuy” atentamente.

Y de repente…

¡VAYA LÍO!

Alumnos/as de 1 año

NARANJAS, LIMONES Y MANDARINAS

La mar no tiene naranjas,

ni Sevilla tiene amor.

Morena, que luz de fuego.

Préstame tu quitasol.

Me pondrá la cara verde

-zumo de lima y limón-,

tus palabras -pececillos-

nadarán alrededor.

La mar no tiene naranjas.

Ay, amor.

¡Ni Sevilla tiene amor!

«Mi primer libro de poemas»

Federico García Lorca

El gusto está presente a lo largo de nuestras vidas en muchas situaciones, y es a partir de este sentido que podemos encontrar un gran placer en la cocina y en la alimentación, pilar fundamental para nuestra salud.

El aroma que desprenden los alimentos es una invitación al placer de alimentarnos.

Manipulación y experimentación

Graó

Sensaciones de LIMÓN…

Sensaciones de NARANJA y MANDARINA…

En la escuela hemos manipulado naranjas, mandarinas y limones para experimentar sensaciones gustativas, táctiles, olfativas y visuales.

Para poder degustar estas frutas, las hemos pelado y cortado. Hemos podido ver cómo eran por dentro y apreciar su aroma y belleza.

Hemos descubierto que podemos comerlas de muchas formas: a gajos, a rodajas y también beber su zumo. Apretando bien fuerte los cítricos con nuestras manos y con la ayuda de un exprimidor, hemos logrado sacar todo el jugo a estas deliciosas frutas.

Después lo hemos probado.

¡Ha sido muy divertido!


Alumnos/as de 1 año

EL BOSQUE

«Si por materiales queremos indicar todo lo que puede servir para hacer algo, que sirve para producir, para inventar, para construir, tendríamos que hablar de todo lo que nos rodea, del agua a la tierra, de las piedras a los animales, del cuerpo a las palabras… incluso los prados y las nubes.»

Tonucci, 1990

En nuestro entorno, encontramos una gran variedad de elementos que producen miles de sensaciones en nuestro cuerpo y que poseen una gran riqueza manipulativa.

La naturaleza es la fuente de piezas sueltas más básica, versátil, abundante, bella y sabia que existe.

En el bosque, hemos encontrado «pequeño tesoros» como piñas, piedras, palos, troncos, hojas, flores, ramas… Jugar con estos elementos y observarlos, nos hace interiorizar de forma natural cada una de las características y propiedades que poseen (forma, color, dureza, tamaño, peso, densidad, etc).

«En la naturaleza encuentro… TODO lo que necesito»

Alumnos/as de 1 año

CON LA BOCA ABIERTA

Nací con la boca abierta… entrando a este mundo

jugoso de duraznos y limones y sol maduro (…)

Nací en alguna parte entre el cerebro y la granada

saboreando las texturas deliciosas

de cabello, manos, ojos, (…)

Afrodita. Isabel Allende

“Con la comida no se juega” nos decían, pero se puede dar la vuelta a esta sentencia considerando el juego un aprendizaje experimental. El alimento puede transformarse en una forma constructiva, sensorial y consciente de educar y refinar todos los sentidos a la vez, aprendiendo a alimentarnos de forma sana desde pequeños, a combinar sabores, texturas, aromas, colores y un sinfín de sensaciones.

Piezas sueltas. El juego infinito de crear

Comer es alimentar el cuerpo y el alma.

Comer es jugar.

¿JUGAMOS?

Alumnos/as de 1 año

¡A PINTAR!

Hoy en la escuela infantil hemos jugado con los colores primarios (rojo, amarillo y azul) y hemos decidido pintar cajas de cartón con estas témperas tan vistosas.

Al hacer la mezcla de estos 3 colores, han aparecido otros nuevos, como el verde, el marrón y el naranja.

Teníamos rodillos y pinceles para poder crear, pero finalmente nuestras MANOS han sido nuestra herramienta principal. Al tocar la pintura nos mirábamos las manos, sintiendo su textura en nuestra piel y en algunas ocasiones, nuestra cara ha quedado plasmada con ellas.

Nos ha fascinado poder realizar la actividad ya que hemos experimentado con nuevas texturas y hemos podido disfrutar sobre el «arte de crear».

«La creatividad

es la inteligencia

divirtiéndose»

Vicent Van Gogh

Alumnos/as 1 año

ENTRE ALGODONES

Entramos al aula y de repente… ¡El espacio ha cambiado!

-¿Qué será todo esto? – piensan algunos mientras observamos sus caras de asombro.

El aula permanece en silencio, sólo se escucha una música suave de fondo y sonrisas al recibir tal sorpresa.

De pronto, algunos ojos miran buscando un gesto de aprobación que signifique «claro que puedes tocar».

Por supuesto, no hay respuesta, nada; entonces de la NADA, llega la MAGÍA DE EXPLORAR.

Esta propuesta ha tenido como único objetivo generar la manipulación y exploración del ALGODÓN en distintas formas.

Al entrar al aula los alumnos se han encontrado con una gran figura en el suelo compuesta por pequeñas representaciones de algodón: desde ramas de algodón en flor, pompones, tiras, bastoncillos, etc. Todos y cada uno de los alumnos han explorado de manera libre este material y hemos podido observar (sin intervenir) algunas acciones interesantes.

Pisarlo, mirarlo, olerlo, hacer conjuntos, agrupar, romperlo, lanzarlo, deshilacharlo, soplar… Son algunas de las acciones que hemos podido observar, además de la ilusión, la curiosidad y la imaginación de cada niño y niña.

Alumnos/as de 1 año