¡A BAÑARSE!

La infancia es una etapa en la que los niños muestran curiosidad y aprenden sobre el mundo que les rodea. Es en este momento cuando comienza la adquisición de hábitos y/o costumbres que sentarán las bases de su salud y comportamiento a lo largo de la vida.

Educar a los niños en hábitos saludables desde la primera infancia (alimentación, higiene, sueño, juego…), es la mejor medida preventiva para cuidar de su salud.

Desde el ambiente familiar y escolar se cimientan las bases para que el niño y la niña puedan disfrutar de una buena salud tanto física como mental a lo largos de toda su vida.

VALENTÍN… ¡A BAÑARSE!

Esta propuesta ha tenido como objetivo «preparar la hora del baño del oso Valentín».

Para ello, hemos deshecho algunos trozos de jabón en agua, también hemos utilizado jabón líquido y, con nuestras manos, hemos preparado el agua para su barreño:

– «¡Alaaaaaaa! ¡Qué bien huele el jabón!»

– «¡Ay! ¡Se resbala!»

– «¡Mira cuanta espuma!»

– ¡Está suave!

Ha sido muy divertido colaborar, a través del juego, en la preparación de esta rutina tan necesaria como es el baño y experimentar con el jabón en sus distintas formas y texturas; su olor, su color y, por supuesto, su utilidad.

Hemos disfrutado mucho y hemos llegado a una conclusión:

¡LA HORA DEL BAÑO NOS ENCANTA!

Alumnos/as 1 año

¿QUÉ HACEMOS? ¡JUGAMOS!

Durante los primeros años de vida, la ocupación básica de los niños y las niñas se centra en el desarrollo de sus capacidades y en el aprendizaje. La motivación de la interacción con las personas (adultos y otros niños), con los objetos y los espacios es fundamentalmente lúdica en estas primeras edades; de tal manera que el niño que no juega o que juega poco puede ver hipotecado, o incluso bloqueado, su proceso de desarrollo.

El juego es, en sí mismo, un factor vital en el desarrollo, por las diferentes funciones que abarca en el proceso de formación de la persona.

¿Por qué?

Porque mientras juegan satisfacen su curiosidad sobre el mundo que les rodea; porque se sienten activos, capaces y protagonistas, al ser ellos quienes deciden jugar o no y a qué jugar; porque experimentan y ponen en práctica su fuerza, sus habilidades, su imaginación, su inteligencia, sus emociones y sus afectos.

El niño, mientras juega, domina y controla las cosas, domina y controla el cuerpo, domina y controla su mente.

Fragmento extraído del capítulo 5 «Jugando para vivir, viviendo para jugar»

Planificar la etapa de 0 – 6

Montserrat Antón

¿Por qué hemos decidido jugar con agua y cartón?

¡Aquí os mostramos la respuesta a la cuestión!

Alumnos/as de 1 año

EL JUEGO DE LA INFANCIA

Antes que la escritura, el juego de la infancia. Desde allí, deslumbrante, resonadora, imaginaria, la palabra juega su juego: la literatura.

Letras para la memoria más fiel, para recomenzar y continuar aquello que el aire deslía, para ayudarnos a desandar, a andar, a amar el cuerpo de la palabra.

Fragmento extraído de:

«Cada cual atiende a su juego»

Ana Pelegrín

Alumnos/as de 1 año