HOMENAJE A ERIC CARLE

Eric Carle fue un escritor e ilustrador de libros infantiles estadounidense, criado en Alemania, el cual ilustró más de setenta libros de dicha categoría.

En 2002, se inauguró el Museo de Arte de Libros Ilustrados Eric Carle en Amherst, Massachusetts, EEUU.

Carle poseía una técnica muy reconocible, que podría definirse como «collage impresionista», con las figuras casi siempre recortadas sobre fondo blanco. Pintaba con pintura acrílica papeles translúcidos, delgados, para crear una «paleta» de colores y texturas, que más tarde, usaba esos papeles pintados, los cuales cortaba y rasgaba para posteriormente pegarlos en cartulina y así crear dichas ilustraciones que tanto le caracterizaban.

Investigaba con patrones usando texturas, formas y colores. Conseguía simplificar y limpiar, ser lógico y armonioso en las composiciones finales, de tal manera que la atención se centra en una idea repetitiva, muy adecuada para los niños donde no hay distracciones y el ritmo se mantiene constante.

También utilizó otros materiales como tela de seda, vidrio, papel de aluminio y superficies de plástico. Creaba páginas troqueladas, luces que parpadean como en la Luciérnaga, sonidos de animales como el del pato y el Grillo silencioso.

Le interesaba mucho el diseño de las guardas de los libros y a menudo reflejaban algo en ellas, marcando el tono de la historia. Por ello, el Primer Ciclo de Educación Infantil, hemos querido honrar su memoria plasmando sus técnicas artísticas en algunas de sus guardas como: «From head to toe», «Besos y abrazos para la mariquita gruñona», «A house for hermit crab» y «Brown bear, brown bear, what do you see?


Voro y Oier


Sara


Mateo

BROWN BEAR, BROWN BEAR, WHAT DO YOU SEE?

«BESOS Y ABRAZOS PARA LA MARIQUITA GRUÑONA»

FROM HEAD TO TOE

A HOURSE FOR HERMIT CRAB

«Sus libros combinan arte y naturaleza;

 infancia y sabiduría.

Conjugan lo que un niño es:

 curiosidad, inteligencia y brillantez«

Primer Ciclo de Educación Infantil

ADORNOS VEGETALES

Como bien explica Gianni Rodari con éste símil, si lanzamos una piedra a un estanque, ésta crea ondas concéntricas, que se expanden por su superficie, implicando en su movimiento a diferentes distancias y con diversos efectos, al nenúfar y al junco, al barquito de papel y al anzuelo del pescador.

Objetos que flotaban cada uno por su cuenta, en su paz o en su sueño, son llamados a la vida, obligados a reaccionar, a entrar en contacto entre sí. Otros movimientos invisibles se propagan en profundidad, en todas direcciones, mientras la piedra cae, moviendo algas, asustando a los peces, causando nuevos movimientos moleculares. Cuando toca el fondo, agita el barro, golpea los objetos que yacían olvidados. Algunos quedan desenterrados, y otros, a su vez , se cubren de arena. Innumerables eventos, o microeventos, se suceden en un lapso de tiempo brevísimo. Es posible que, ni aunque tuviéramos tiempo y ganas, pudiéramos llegar a registrarlos todos, sin omisiones.

De igual forma, una palabra, lanzada al azar en la mente, produce ondas de superficie y de profundidad, provoca una serie infinita de reacciones en cadena, enlazando en su caída sonidos e imágenes, analogías y recuerdos, significados y sueños, en un movimiento que compromete la experiencia y la memoria, la fantasía y el inconsciente, y que es complejo, debido a que la propia mente no asiste pasivamente a la representación, sino que interviene continuamente, para aceptar, rechazar, conectar y censurar, construir y destruir, así que… ¡Disfrutemos de la gramática de la fantasía!

«ADORNOS VEGETALES«

POMELO

PARA TU PELO.

MAÍZ

PARA TU NARÍZ.

PIMIENTOS ROJOS

PARA TUS OJOS.

CEREZAS

PARA TUS CEJAS.

LIMÓN

PARA TU MENTÓN.

PIMIENTO VERDE

QUE ALGUIEN MUERDE.

GUINDILLA

PARA TU BARBILLA.

Y TOMATE

¡VAYA VAYA DISPARATE!

Recreación del poema «Adornos Vegetales» de Antonio Rubio

Alumnos de 1 y 2 años

Alumnos/as de 1 y 2 años

CON LA BOCA DE FRESA

Y es que cuando algo taaaaaaan apetitoso está a nuestro alcance, abrimos nuestros sentidos y nos dejamos llevar por las emociones, los impulsos…

Las preguntas revolotean por nuestras cabezas y surgen algunas dudas que intentamos resolver nosotros mismos mediante la experimentación, o incluso, preguntamos a nuestras maestras o iguales por si ellos tienen la respuesta idónea a nuestras cuestiones anteriores.

Pensamiento y lenguaje, empiezan a interactuar de forma conjunta con nuestros sentidos y es ahí, cuando empieza a florecer nuestro aprendizaje.

– Què és això Tamara?

Mateo A.

– Mira! Son maduixes i tomates! Nyam, nyam!

Voro A.

– ¡Es todo de color rojo!

Oier G.

– Tienen pepitas de color blanco.

Alejandro L.

– No me gusta… ¡Arggggggggg!

Sara D.

– La manzana es muy sana.

Julia G.

– ¡Rojo, rojo, rojo!

Victoria C.

– ¡Es un tomate!

Eric Ll.

Alumnos/as de 2 años

¿DÓNDE ENCONTRAMOS AGUA EN LA ESCUELA?

Tras ver la lluvia caer, quisimos saber dónde agua podíamos ver.

¿Queréis con nosotros el camino recorrer?

Agua en las botellas,

para acompañar cuando comemos paellas.

Agua al tirar de la cadena,

al estar la cisterna llena.

Agua en el lavabo,

donde yo me lavo.

Agua en la porchada,

que cae de una cascada.

Agua en la fuente,

que sale de repente.

Agua en el aula de Conrado,

el pez que siempre está mojado.

Agua en casa de las tortugas,

que tienen unas cuantas arrugas.

Agua en las pilas,

donde el bosque nos vigila.

¿Y en casa dónde la podremos encontrar? ¿En la ciudad la podremos hallar? ¿En la playa o en el mar? ¿En la montaña tras un largo camino andar?

PAPÁS Y MAMÁS, EN ESTA BÚSQUEDA…¡VOSOTROS NOS TENDRÉIS QUE AYUDAR!

Alumnos/as de 2 años