Y FUERA DE LA ESCUELA… ¿HAY AGUA?

Tras encontrar en la escuela mucha agua en diferentes espacios, decidimos que con la ayuda de nuestros familiares buscaríamos agua en otros lugares.

Alejandro encontró agua en la albufera,

y cruzó un puente de madera.

Voro la encontró en la acequia,

que a la huerta obsequia.

Eric la halló en la piscina,

mientras bebía una golondrina.

Vega casi se moja en la fuente,

aunque quiso tocarla igualmente.

Sara vio que allí vivían algunos peces,

y se acercó un par de veces.

Julia observó un río,

donde el agua salía con mucho brío.

Oier descubrió una cascada,

y cuando la tocó… ¡Estaba helada!

Mateo encontró un río entre montañas,

y observó muchas telas de arañas.

«Si vols aigua ben fresca,

a la font has d’anar.

Si el que vols es fer festa,

un bon vi has de tastar!»

Cançoner infantil

Alumnos/as de 2años

EL DRAGÓN RAMÓN

Belén la maestra de 3 años, como sabía que en nuestra aula habíamos creado un terrario, nos trajo un criatura un tanto peculiar… ¡Un pequeño dragón dentro de un tarro!

Al principio lo observamos muy detenidamente para ver su color, sus patas, sus ojos, su boca y su larga cola. Pero debíamos tener mucho cuidado, puesto que se agarraba con mucha facilidad por las paredes del tarro y… ¡Casi se escapa!

Lo primero que hicimos fue buscarle un nombre. Voro recomendó el nombre de «Ramón el dragón» y así le llamamos. ¡A todos nos gustó la idea!

Pero para poder tener un terrario adecuado para Ramón, tuvimos que mojar un poco la tierra para que no estuviese tan seca y así pudiese estar mucho más cómodo dentro de su nuevo hogar.

¡Ya lo teníamos todo preparado! ¡Quedó genial!

Tras informarnos y hacer una gran búsqueda de animales de terrario, decidimos que sería mucho mejor para Ramón que estuviese en su verdadero hogar, «La Tierra» donde Belén lo había encontrado.

Era hora de despedirse, así que abrimos el terrario y «Ramón el dragón», salió para sentir de nuevo «su casa».

¡Hasta pronto amigo Ramón! ¡Ven a visitarnos a la escuela cuando quieras jugar a la rayuela!

Alumnos/as de 2 años

¡QUE LLUEVA, QUE LLUEVA!

Esta semana el sol ha aparecido muy poco en la escuela. Las nubes y la lluvia, han sido las protagonistas. Y para poder jugar con el agua, debíamos mandar un mensaje que nos ayudase a ir equipados para ello.

Nuestras botas, chubasqueros y paraguas ya estaban preparados, sólo nos quedaba probárnoslos e ir en busca de aventuras.

«Que llueva, que llueva,

la Virgen de la cueva.

Los pajaritos cantan,

las nubes se levantan.

¡Que sí! ¡Que no!

Que caiga un chaparrón,

con azúcar y turrón.«

Cancionero Infantil

Noemí Villamuza

Alumnos/as de 2 años

TERRARIO EXTRAORDINARIO

Jugando en la porchada, encontramos una serie de animales que eran bastante peculiares.

Debajo de las macetas hayamos unos bichitos de color gris que al tocarlos se hacían una bola, llamados cochinillas y muchas hormigas que eran bastante pequeñas. Con la ayuda de la lupa, pudimos verlas mejor, pasaron de ser chiquititas a ser mucho más grandes.

Pero no sólo encontramos animales debajo de las macetas… Dentro de la tierra, que estaba húmeda por la lluvia, encontramos caracolas y algunos ciempiés. Las caracolas se escondían dentro de su caparazón mientras que los ciempiés se hacían (al igual que las cochinillas) una bolita cuando intentábamos tocarlos.

Después de esta gran búsqueda de especies, decidimos que la mejor forma para poder observarlos y cuidarlos sería tener en el aula un terrario. Para ello, Tamara trajo uno de tamaño grande y pusimos dentro arena, piñas, palos y algunas plantas para que pudiesen estar bien cómodos y dentro de su hábitat.

Al introducirlos en él, los observamos minuciosamente con las lupas para ver algunas de sus características, y la verdad es que descubrimos muchas cosas que antes no sabíamos:

– El ciempiés tiene muuuuuuuuuuchos pies.

– Las caracolas son alargadas y llevan un caparazón a cuestas (como los caracoles) y sueltan un poco de baba al arrastrarse por el suelo.

-Las hormigas son muy fuertes ya que cogen cosas más grandes que ellas (vimos como levantaban una hoja y la llevaban a cuestas).

– Con las cochinillas hay que ir con cuidado, puesto que cuando se convierten en bola… ¡Salen rodando!

Ahora, tras este gran descubrimiento, somos nosotros los que tendremos que cuidar y alimentar a estos animales que hemos encontrado en nuestra porchada.

¡Nuestro terrario es EXTRAORDINARIO!

Alumnos/as de 2 años

EL PEZ CONRADO

El pez Conrado

que siempre está mojado,

nos ha visitado,

y con su gran cola…

¡Nos ha engatusado!

«Peix, peixet,

de la canya, de la canya.

Peix, peixet,

de la canya al saronet»

Al son del agua

junto a él hemos cantado,

y al abrir su pequeña boca,

de comer le hemos dado.

¡GRACIAS POR VISITARNOS AMIGO CONRADO!

Alumnos/as de 2 años